Home > Blog > Cusco > Machupicchu > Origen de la ciudadela inca – Origen e historia de Machu Picchu

Origen de la ciudadela inca – Origen e historia de Machu Picchu

En el año 1450 d.C, durante el reinado del Inca Pachacutec (fue el primer emperador, soberano del Tauhantisuyu), se construyen las edificaciones en la montaña, esto una vez que conquistó la Quebrada de Picchu, 10 años antes. Esta sin lugar a dudas, significó la época del apogeo Inca, el florecimiento de una misteriosa civilización.

Las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu, son parte del relieve o formación orográfica, llamada, Batolito en Vilcabamba que se encuentra en la rivera izquierda del Cañón del Urubamba, estos espacios componían la quebrada.

Según los datos históricos, en Picchu, había poblaciones serranas, que eran provenientes de las regiones de Valle Sagrado de los Incas y los ayllus de Vilcabamba.

La verdad del caso, según los estudios, es que antes de los Incas, muy pocas personas habitaron estas tierras, una vez se construye la ciudadel

a, se erige el orden de la población de dicha área de la inmensa selva montañosa, propia del Perú.

La orden de Pachacutec, fue construir un complejo urbano, con edificaciones religiosas y civiles lujosas, para la aristocracia incaica, además de un mausoleo ostentoso en el cual, reposarían los restos del Inca. Sobre esto, según los estudios, probablemente el recinto fue utilizado con fines religiosos.

Mucho es lo que se esboza de la función de esta civilización. La ciudad fue construida, poblada, habitada y abandonada en un período no mayor a 100 años; se asume que este lugar se llevaron a cabo actividades con fines administrativos y políticos, queda en duda la finalidad defensiva del santuario, esto debido a la proporción y calidad de las construcciones religiosas.

La fortaleza, geográficamente, esta ubicada en la vertiente oriental de la cordillera de Vilcanota, este sitio fue escogido con mucho acierto… se encuentra rodeada por acantilados y lejos de la vista de los extraños. Lo angosto de su única entrada, les permitía estar atentos a los ataques sorpresivos.

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tambien te pueda interesar...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *